Rajoy

Grandes errores en los discursos

Grandes errores en los discursos

En los discursos, los políticos tienen todo perfectamente pensado y organizado, pero ¿qué ocurre cuando algo sale mal? ¿Está también pensado y se realizan a propósito los deslices?

Los “vecinos”

A cualquier español que se le pregunte por errores de políticos en los discursos, lo primero que le viene a la cabeza es Mariano Rajoy. Tiene una gran cantidad de ejemplos sobre fallos, que parece que tienen que ver con errores de memoria a la hora de recordar el discurso. El aspecto que se debe analizar es si esto beneficia o perjudica a Rajoy, porque ¿y si esos fallos provocan que se hable de ello en lugar de las políticas que se están llevando a cabo? ¿Y si esos fallos humanizan a Rajoy y le igualan al resto de ciudadanos?

A primera vista es difícil rebatir que los gazapos del presidente sean realizados a conciencia, pero lo importante no es darse cuenta del fallo, que es algo evidente, sino qué efectos tienen esos errores. Lo primero que se piensa es que perjudican a Rajoy, pero podría provocar el efecto contrario. Es cierto que dan muestra de incapacidad o falta de habilidad para hablar en público, pero puede haber una gran cantidad de personas que piensen que a cualquiera le podría pasar. Incluso alguien podría llegar a decir: “el presidente se equivoca igual que yo”. Hay errores que perjudican claramente, pero hay otros que pueden beneficiar, aunque sea de forma involuntaria.

Portavoces y portavozas

Pero no sólo Rajoy adolece de estos fallos. Hace no mucho tiempo, la diputada de Podemos, Irene Montero, realizó unas declaraciones que provocaron un gran revuelo. Montero hizo alusión a “los portavoces y portavozas”. No podemos saber si fue un error o se hizo de forma premeditada, pero está claro que generó un gran debate posterior sobre el uso del lenguaje y cómo puede perpetuar conductas machistas. A este debate se sumó una gran parte de la sociedad española, con sus defensores y detractores, pero que alcanzó altas instancias del periodismo y la política, llegando incluso a la Real Academia Española.

Como se señala anteriormente, lo importante no es saber si lo dicho en los discursos es un fallo o no. Lo importante es ver los efectos y consecuencias que tiene, y si benefician o no a la formación política que ha realizado el mensaje. En este segundo caso, se vieron grandes ataques a Montero relacionados siempre con que había sido un error gramatical sin justificación. Pero también hubo una defensa muy significativa para evidenciar que el lenguaje podría ser más inclusivo. Estas declaraciones se realizaron cerca de un mes antes de la huelga feminista del día de la mujer trabajadora por la igualdad entre hombres y mujeres del 8 de marzo, la cual fue un gran éxito en términos de seguimiento, movilización y visualización. En los temas feministas, Podemos es de los partidos políticos que más cómodo se encuentra, y uno de los que más rédito electoral puede alcanzar, por lo que parece evidente que puede ser una buena estrategia provocar estos debates en la sociedad.

Sin embargo, hay otros posibles problemas que no pueden ni siquiera imaginarse ni planearse por cualquier asesor de comunicación. Un caso de estos le ocurrió a Theresa May. Durante un discurso todo lo que pudo salir mal, salió mal.

Vídeo obtenido del canal de The Telegraph

Esto muestra cómo es imposible tenerlo todo controlado, pero también evidencia que cuanto mejor sea la planificación y la estrategia comunicativa, así como la organización de los actos, menor margen habrá para el error.

 

Miguel López Garralón

Miguel López Garralón

Periodismo
Educación
Doctorando en Periodismo por la UCM y cursando Posgrado de Formación de Especialistas en Investigación Social Aplicada y Análisis de Datos del CIS. Graduado en Periodismo y Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política por la Universidad Complutense de Madrid.

Aficiones
Jugador de ajedrez y gran aficionado al fútbol americano, baloncesto y fútbol.

Redes Sociales

Please follow and like us:
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *