La moción de censura, un problema de comunicación

La moción de censura, un problema de comunicación

Si hay un tema en boga en la política española, este es la moción de censura que los socialistas han registrado. Pero como el lector informado sabrá, con sus parlamentarios y los de Unidos Podemos no suma suficientes apoyos como para que prospere la iniciativa. Así que toca salir al Congreso a buscar diputados. Ciudadanos, así como nacionalistas vascos y catalanes parecen ser los señalados como muletas para la propuesta del PSOE.

Pero el que crea que las motivaciones que pueden llevar a formar estos pactos es desalojar al Partido Popular del gobierno, anda algo equivocado. El factor clave aquí será el relato, que cada grupo consiga sacar de un posible acuerdo. Veamos cómo están las opciones:

Ciudadanos:

El partido naranja es la opción a priori más simple, ya que con su apoyo en solitario la moción de censura ya prosperaría. Pero su posición como primera fuerza en numerosas encuestas hace que la decisión no sea tan fácil.

La situación se ha polarizado y hoy C’s compite con el PP en la parte derecha del tablero político. Por eso un primer problema comunicativo sería dar apoyo a un gobierno de izquierdas. Pero a la vez su electorado esta formado por votantes desencantados con el PP y corren peligro si no apoyan la moción, pues se les podría
reprochar la poca dureza con M. Rajoy.

Sus escenarios ideales serían: o la convocatoria cercana de elecciones, con su formación en un fantástico momento por lo que respecta a apoyos y un posible sorpasso al PP, que les permitiría formar gobierno con los populares como segunda fuerza, o, por otro lado, el triunfo de la moción con el apoyo de los partidos nacionalista. De esta forma Albert Rivera vendería su abstención o negativa alegando la presencia de independentistas.

PNV:
Los vascos serían clave en el hipotético caso que el PSOE quisiera negociar con los dos partidos catalanes (estos ya han manifestado su voluntad de apoyar la moción). Pero han salido muy beneficiados con la última aprobación de presupuestos y no van a querer perder lo que ya han ganado.

Si finalmente apoyasen la moción de censura, el PNV podría intentar vender a su electorado un relato de “el más listo de la clase”: Hemos apoyado al PP, se han sacado beneficios de esto y ahora sacamos más de negociar con el PSOE. Además, los populares están muy mal vistos entre los votantes nacionalistas vascos, así que se
reconciliarían con ellos tras sus pactos recientes.

Pero corren el peligro de ser tildados de incoherentes o aprovechados. Además, si manifiestan su apoyo y finalmente no prospera o hay elecciones en breve, las mayorías pueden ser muy peligrosas y un PP resentido les podría quitar parte de los beneficios acordados.

PSOE:
A priori, los socialistas son los grandes beneficiarios de esta situación. Fue un gran acierto registrar tan rápido la moción de censura, adelantándose al resto de agrupaciones. Suceda lo que suceda, su imagen sale ganando, se postulan como alternativa y se muestran activos, que ya les hacia falta.

Pero amigos, con la izquierda nunca nada sale rodado. El PSOE no es ni mucho menos un remanso de paz y editoriales como el de El País nos lo han recordado. Si la moción fracasa podría quedar un relato parecido al de la abstención, con Pedro cediendo ante los poderes en la sombra. Es el único escenario en el que salen perdiendo. Su ideal es el de formar gobierno, con el apoyo de Ciudadanos y sacar el máximo de tiempo para gobernar y mejorar su imagen como partido de gobierno. Pero un ejecutivo que dure poco y una celebración de elecciones tampoco es tan desastroso. Podría poner a los socialistas primeros en su disputa personal con Podemos en la Izquierda del tablero.

Otros:
Pero estos no son los únicos protagonistas del cuento. Bildu podría ser una opción para apoyar la propuesta, pero son excesivamente fáciles de tildar de “etarras” por parte del periodismo más reaccionario. Coalición Canaria también sería un posible, pero se encuentra en una posición de partida similar a la del PNV, tras negociar mejoras para las islas en los presupuestos.

En conclusión, viene un emocionante mes de actividad parlamentaria. Solo dejar claro que cuando vuestros representantes tomen decisiones, lo que realmente quieren es imponer su relato. Y claro está, con fines electoralistas.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *