Vox y la “cueva de eco”: un análisis de su estrategia en redes.

Vox y la “cueva de eco”: un análisis de su estrategia en redes.

Hace ya poco más de un mes, concretamente un 10 de agosto, me topé con un tuit de Santiago Abascal (líder de Vox) que exponía las principales propuestas del partido para “defender España”.

La primera vez que lo vi, el tuit tenía la friolera de 1600 RT, que para tratarse de una cuenta que no llega a los 100.000 seguidores estaba más que bien. Sin embargo, ¡oh sorpresa!, a los dos días me vuelve a aparecer el tuit en mi timeline y también RT desde el partido VOX. Rápidamente veo dos días después que el tuit tiene ya 6000 RT. Mi primera pregunta fue “¿Cómo es posible?”. La segunda fue ¿De verdad hay tanta gente en España a la que le gusten las ideas de Santiago Abascal y por ende de Vox?. Impulsado por la primera pregunta me meto en el timeline del líder de Vox, y hago scroll. Lo que me encuentro es que él mismo durante estos tres días se había retuiteado una vez al día, y además, había compartido RT de algunos “medios de comunicación online” que presumiblemente se hacían eco de su tuit, eso sí, siempre desde un tono relativamente distanciado. Estos medios eran mediterraneodigital.es, eldebate.es, casoaislado.es. Cuando entro a ver las publicaciones de estos medios me encuentro que son poco menos que panfletos no ya de los partidos de derecha, sino única y exclusivamente de Vox.

Pero continuemos. No dejaba de ser extraño que el propio Abascal se hiciese por lo menos tres veces RT a sí mismo. No es una práctica usual en twitter. Sin embargo, la cosa no queda ahí. A los dos días vuelve a aparecer el tuit una vez más en mi timeline. Y esta vez con 10.000 RT. La sorpresa ya es mayúscula. Me meto otra vez en su cuenta y hago scroll, pero esta vez los anteriores RT habían desaparecido. Estaba solo el tuit que me acababa de aparecer. Los RT anteriores los había borrado. La pregunta es “¿Por qué?”. Esta claro que mostrar que inflas tu tuit retuiteandote constantemente a ti mismo no es una práctica muy convincente para un posible electorado o público simpatizante del líder de Vox. ¿Cuál había de ser entonces el efecto? El efecto debía ser que ese tuit pareciese haber alcanzado ese número de RT, que actualmente se encuentra en 14.000, por el mero contenido. Es decir, que simplemente el contenido del tuit había suscitado, sin más misterio ni trucos, la aceptación y el reconocimiento de 14.000 usuarios de twitter. Por eso tampoco anclaron el tuit ni en el timeline de VOX, ni en el timeline de Santiago Abascal. Eso facilitaría al usuario pensar que “simplemente” tiene tantos RT´s porque lleva siendo durante dos semanas lo primero que veían los seguidores de estas cuentas. Pero no fue así. Los RT`s se produjeron “por iniciativa propia”.

Una estrategia sin duda brillante que no era más que la punta del iceberg de una estrategia que sigue teniendo su continuación hasta hoy y que ahora entraremos a detallar. No hablaremos de todas esas cuentas “sospechosas” que no tienen un solo tuit propio y que tan solo comparten contenidos del partido VOX, de Santiago Abascal y de medios afines como los que mencionamos anteriormente. ¿Son cuentas “fake” pensadas únicamente para hacer crecer la bola? Como no lo sabemos no entraremos a valorar la cuestión. En cualquier caso, no dejaría de formar parte de una estrategia que, de ser cierta, efectivamente, desde un punto de vista de la comunicación política, sería una estrategia inteligente -¿aunque legitima?-.

Pero la pregunta de fondo es ¿Cuál es la estrategia?. No entraremos en este artículo a valorar la estrategia con respecto a marcos y contenidos de sus propuestas. Es decir, no entraremos a valorar el fondo tanto como la forma, y especialmente la forma de comunicar en redes, donde desde hace un tiempo no dejan de crecer y en el que juegan especialmente bien. Además, si al lector todo esto le parece descabellado o demasiado “rebuscado” habría que recordar el “fichaje” hace unos meses del exasesor de Donlad Trump, Steve Bannon, que conoce mejor que nadie como funcionan las redes sociales. Y sobre todo, que sabe que no importa el qué se diga tanto como el cómo se diga y con qué medios se reproduzca.

A la estrategia de VOX la podríamos denominar la estrategia de la “Cueva de eco”, cuyo modus operandi consiste en inflar de forma impostada (aunque el truco consiste justamente en que la impostura no sea visible, de ahí el borrado del rastro de los RT de Abascal a su propio tuit del que hablábamos antes), todas las acciones comunicativas del partido. El objetivo principal de esta estrategia es que el usuario “No se sienta solo”; que piense que hay mucha gente que piensa como él o como ella; que sienta que su intuición o su “idea” no son tan descabelladas, o, para decirlo de otra forma, no esté tan fuera de los circuitos de lo “políticamente correcto” o del mainstream. O simplemente que piensen que realmente VOX está en todos sitios. Pongamos un ejemplo. En el citado tuit de Abascal, dos de los puntos esenciales que se citaban era la “Supresión de las autonomías” y la “Ilegalización de los partidos separatistas”. Ambos puntos son, todavía, temas que así planteados están todavía fuera del “sentido común” o de lo que es políticamente correcto. Sin embargo, estoy seguro de que mucha gente estaría dispuesta a firmar esta afirmación, dada la actual coyuntura política, si sienten que están acompañados; si sienten que hay más gente que comparte el mismo sentir. ¿Y cómo saber si otra gente comparte la misma idea? Fácil. Mirando cuanta gente lo ha compartido. Y estoy seguro entonces que mucha gente que lo vio la primera vez no lo retuiteo , pero sí que lo compartió cuando vio la cantidad de gente que lo estaba compartiendo en redes . Es cuestión de números. En redes, el sentido común se disputa con estadísticas, y en este caso, como en todos, la estrategia es por disputar el sentido común.

Pero continuemos. Esta estrategia tiene a su vez dos ejes; las formulas técnicas para inflar tuits, contenido etc., como la que hemos comentado más arriba, y en segundo lugar, el tipo de lenguaje que utilizan en redes. En ambos casos, la metáfora del “eco” funciona. El eco no deja de ser el reflejo de un grito que se multiplica. Y para que haya eco tienen que existir las estructuras de resonancia adecuadas. Por lo tanto, nuestras preguntas no serán tanto por cuál es el contenido del grito (cuestión que podría ser analizada en otro artículo) como de por qué y cómo se produce su reproducción.

En lo que refiere a las estructuras, digámoslo así, materiales de reproducción, podemos contar con un grupo de “medios de comunicación” afines que se encargan de multiplicar los efectos del mensaje. Entre estos medios encontramos los antes citados, mediterráneodigital, casoaislado, elcorreodemadrid, eldebate y lasvocesdelpueblo. Además, tenemos la asociación Cañas por España.

Todo este entramado de medios juega un papel fundamental. Y es que todos sabemos que no es lo mismo que lance un mensaje un partido con respecto al cual la mayoría tenemos ya nuestras simpatías y nuestros antipatías, lo que dirigirá ya siempre, a través de los estereotipos y los prejuicios, la dirección y la efectividad del mensaje, que veamos el mensaje provenir de otros canales. Este es justamente el papel que juegan todos estos “medios de comunicación” en la estrategia global: reproducir el mensaje y hacerlo más convicente, e incluso “más neutral”. Pero sobre todo activar el pensamiento de que “Hay más gente que piensa como yo”; que son cada vez más.

Por otro lado, en el nivel técnico todavía, han implementado otra estrategia, y es la de compartir y amplificar en la medida de lo posible algunos titulares de medios consagrados y conocidos que tratan cuestiones relacionadas principalmente con su crecimiento (como se puede observar en la galería que de imágenes que muestro más abajo). Por ejemplo, si miramos el timeline de VOX o de Santiago Abascal en la última semana encontraremos un cuantioso número de tuits que comparten titulares de periódicos reconocidos sobre la entrada de VOX en la encuesta del CIS. Luego, el trabajo de los comunitis consiste en “modificar” el titular de tal forma que parezca efectivamente que la aparición de VOX en las encuestas no es una “aparición” sino una “Irrupción”. El matiz, como siempre, es importante.

Esto en lo que respecta a la parte técnica; a la parte que tiene que ver con el uso y el entramado de medios, colaboradores en la sombra y posibles cuentas “fake” que se dedican a inflar el número de RT´s y “Me gusta” de cada publicación. No deja de ser sorprendente que en cuentas que no llegan a los 100.000 seguidores la media de RT´s sea superior a los 200.

En lo que respecta al uso del lenguaje, si miramos las dos últimas semanas, vemos como prácticamente  2/3 tuits contienen la palabra “desborda”, “abarrotado”, “llenazo” y otros sinónimos. La mayoría de tuits no tienen mayor contenido que el de mostrar de una forma ciertamente sesgada los “llenazos” de sus actos y de sus “Movilizaciones”, o de mostrar de cuántos a cuántos afiliados han pasado. Otra vez la estrategia fundamental sigue siendo comunicar que son muchos, pero sobre todo, que serán muchos más. Es decir, producir eco. Y aunque es verdad que esta estrategia no es nueva (habría que recordar el celebre “Hay mucha gente que es de UPyD pero todavía no lo sabe),  sí que es verdad que VOX la está llevando a otro nivel en redes sociales, más si comparamos su presencia parlamentaria y mediática con su poder en redes.

Por otro lado, si nos fijamos en sus eslóganes, el concepto vuelve a divisarse con claridad. La aparición constante y repetida de palabras o sintagmas como “Moviliza” “En marcha” “Adelante”, o eslóganes como “La España viva” “La España que viene” “La España que queda por venir” “La España más viva que nunca”. Dan buena cuenta del peso que tiene en VOX la estrategia de movilización, pero sobre todo de sobreimpresión de su capacidad de movilización y de atracción de mayorías.

Además, hay que incluir en la estrategia un eje vertebrador que llevan gestando desde el mes de agosto públicamente. Se trata ni más ni menos que de un acto en Vistalegre (lugar emblemático por excelencia para Podemos). En este caso, como en los demás, llevan más de un mes colocando titulares sobre el “desborde” que se va a producir en Vistalegre. Podemos encontrar algunos titulares retuiteados desde las cuentas oficiales del partido como el de Caso aislado “El acto de VOX en Vistalegre será un exitazo: Más de 7.500 personas han confirmado su asistencia.” o el titular del periódico digital Eldebate “Abascal llenará Vistalegre el próximo siete de octubre para presentar un paquete de medidas para “salvar a España”. Como vemos, en ambos casos se trata otra vez de inflar al máximo la comunidad; de generar ecos, ruidos, que amplifiquen al máximo no solo el mensaje sino fundamentalmente la sensación de que son muchos, y sobre todo, que son cada vez más. La columna vertebral comunicativa de VOX que analizaré en otro artículo, esta vez en cuanto al contenido, es que hay toda una España abandonada y acobardada, sumida en lo “Políticamente correcto”, que no se atreve a decir lo que piensa por miedo. Y VOX se quiere situar justamente como altavoz de esas supuestas mayorías abandonadas. Dirán ellos: frente a la tibiez, la complicidad, la cobardía y el acomode de PP y CS, y frente al peligro rupturista de Podemos y PSOE, VOX viene a dar voz y altavoz a los que están escondidos, a los que no la tienen. Vienen, en otras palabras, a quebrar el orden establecido.

En este sentido no debe sorprender que hayan elegido Vistalegre y no cualquier otro espacio para realizar su “gran acto”. Y es que lo simbólico juega un papel trascendental en política y ellos lo saben. La pregunta es ¿Por qué Vistalegre? No tengo respuesta, pero auguro, en la línea de lo que venimos comentando, que quieren recuperar un elemento simbólico fundamental; quieren posicionarse como los que, esta vez sí, vienen a defender a los españoles; a las mayorías. Y es que siendo todo lo que separa a Podemos de VOX, hay un hilo que los atraviesa y que será esencial para entender lo que pueda pasar en los próximos meses con el partido de Santiago Abascal. Ese hilo no es otro que el de venir -por lo menos a un nivel comunicativo- a “impugnar” el orden existente. Podemos vino a rescatar un sentido común que tenía sobre la indignación con el estatu quo y la esperanza en un nuevo mundo posible sus pilares. Y VOX vendría justamente a clavar, sobre una ilusión que parece haberse desinflado relativamente y sobre la base de un régimen que estuvo a punto de quebrarse, pero parece que se está recosiendo, la bandera de los que realmente van a dar voz a una ciudadanía cansada de una España podrida de corrupción, cobardía y acomodo en la derecha, e incapaz, peligrosa y rupturista en la izquierda. Apuesto a que esta va a ser la línea comunicativa que va a levantar VOX; esta va a ser su trinchera. En ese contexto, auguro que si VOX no llena Vistalegre harán todo lo posible por mostrar en redes que lo han llenado, pero si lo llenan la izquierda tendrá que ponerse las pilas, porque la crisis de régimen sigue abierta y las heridas siguen supurando.

 

Guido Ohlenschlaeger Gómez

Guido Ohlenschlaeger Gómez

Filosofía
Educación
Filosofía en la UGR, máster de estudios avanzados en comunicación política por la Universidad Complutense de Madrid, diploma de especialización en marketing online por la UNED y estudiante de psicología por la UNED

Please follow and like us:

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *