Arabia Saudí: El partido que no interesa jugar en Andalucía

Arabia Saudí: El partido que no interesa jugar en Andalucía

Por todos es sabido que Andalucía tiene una de las tasas de desempleo más altas de Europa, 22,85% según la última EPA, algo que aumenta si nos referimos a la Bahía de Cádiz donde se supera el 25%. Con esto se explica que en el último EGOPA emitido en invierno de 2018 debido a la falta de financiación, 4 de cada 5 andaluces incluyeran el desempleo como uno de los principales problemas de la comunidad. Hay que tener en cuenta que en el último CIS, a nivel nacional, era un problema para el 60% de los españoles, (65% si acudimos al barómetro de febrero, contemporáneo al último EGOPA).

Estos datos explican los movimientos inmediatos de la presidenta de la Junta a principios de septiembre cuando Margarita Robles quiso parar los contratos de Navantia de cinco corbetas para Arabia Saudí. Sin embargo, la muerte del periodista turco Khashoggi en la embajada saudí reabrió un debate en plena precampaña andaluza que poco antes se había saldado con una victoria social para la líder socialista.

El tener que elegir entre la defensa de los Derechos Humanos y los contratos que suponen la creación de 6000 puestos de trabajo directos e indirectos en una de las regiones más afectadas por el desempleo de Europa, ha llevado principalmente a los líderes del conocido como bloque de izquierdas a entrar en contradicciones dialécticas. Una zona, en la que el Partido Socialista gobierna en San Fernando, El Puerto de Santa María y Chiclana mientras que Podemos (Adelante Andalucía en las elecciones andaluzas), lo hace en los dos municipios restantes, Cádiz (única capital andaluza que gobierna la formación morada) y Puerto Real. Por ello, en las entrevistas concedidas hasta el momento, tanto Susana Díaz como Teresa Rodríguez no se han mostrado tajantes a la hora de posicionarse.

La candidata socialista durante sus distintas intervenciones ha hecho mención a la crisis migratoria del pasado verano en la que Andalucía fue la principal comunidad de llegada para los migrantes y así mostrar el compromiso de su Gobierno para que “nadie le dé lecciones a Andalucía sobre Derechos Humanos”. En la misma línea, en su entrevista con Carlos Alsina en Onda Cero, donde más sufrió al ser preguntada por este tema, quiso trasladar la responsabilidad a otros niveles al afirmar que su unidad de medida era las Naciones Unidas y que hasta que esta no se pronunciara en contra, estaría a favor de los contratos. Este discurso también le sirvió para denunciar la actuación de Alemania que había decidido romper relaciones comerciales con Arabia Saudí tras el caso del periodista y que sin embargo seguía vendiendo material de guerra a Egipto.

Además, la cuestión también ayudó a la actual presidenta de Andalucía a trasladar la presión a Podemos en su posicionamiento acerca de la problemática, acusando a la formación de tener una doble moral ya que “no se puede ser impecable en lo moral e implacable en el empleo” debido a que Pablo Iglesias pedía desde la tribuna del Congreso la paralización de los contratos mientras que el alcalde de Cádiz, José María González “Kichi”, se había posicionado a favor de los trabajadores.

Precisamente, este debate en Podemos viene de lejos, concretamente desde que en 2016, la diputación de Cádiz aprobase en pleno el apoyo a Navantia para la fabricación de las 5 corbetas con los votos favorables tanto de Podemos como de Izquierda Unida, que juntos conforman la candidatura de Adelante Andalucía. La disputa interna se reactivó cuando Juan Carlos Monedero acusó al alcalde de Cádiz de vender armas a la dictadura saudí después de que este criticara la actuación de Iglesias con el chalé de Galapagar. José María González respondió mediante una carta donde resaltaba el compromiso y la presión que tiene con su pueblo y que “yo puedo haber incurrido en contradicciones en mi gestión, con mi mera opinión sobre la carga de trabajo militar o la condecoración de la patrona de la ciudad, pero nunca lo hice para beneficio propio, lo hice para, si me equivocaba, equivocarme con mi pueblo”. El propio Pablo Iglesias había afirmado anteriormente que “hacer política era cabalgar con contradicciones”.

Y con esta situación se han encontrado Teresa Rodríguez (candidata de Adelante Andalucía) y Antonio Maíllo (coordinador de IU en Andalucía y número 2 de la candidatura), sin poder reafirmarse en la opinión de la dirección central de sendas formaciones política porque la realidad andaluza es muy distinta a lo que exigen las convicciones morales. Por ello, a Rodríguez se le ha visto aún más incómoda con la cuestión que a Susana Díaz dejando el peso en las últimas intervenciones sobre este tema a su número dos, Antonio Maíllo. La línea argumental está siendo clara, dentro de la tibieza con la que se están mostrando para evitar que la ideología les pase factura electoralmente: quitarles responsabilidad a los trabajadores en la causa a la vez que muestran su apoyo con la carga de trabajo. En este sentido, Adelante Andalucía ha buscado trasladar dicha responsabilidad a las relaciones de la Familia Real y a las gestiones de los Gobiernos centrales, tanto a las del Partido Popular denunciando un abandono, como al del Partido Socialista de cara a que en el futuro se replantee la planificación de los astilleros de la Bahía de Cádiz y su carga de trabajo sea más civil que militar. En definitiva, Adelante Andalucía pide que se cumpla el compromiso asumido con Navantia sobre la carga de trabajo.

En el bloque que forma Ciudadanos y el Partido Popular el debate es mucho menor y el interés que despierta en los medios el posicionamiento de ambos partidos en cuanto a estos temas es escaso. Principalmente, porque el enfoque de lo que va de precampaña de ambas formaciones está siendo mucho más nacional. Apenas se ven actos en los que no acudan miembros destacados de los partidos a nivel estatal. En el caso de Ciudadanos se observa de forma más nítida donde apenas se realizan mítines sin la presencia de Rivera o Arrimadas (seguramente porque en el último EGOPA el porcentaje de andaluces que conocía al candidato naranja, Juan Marín, apenas superaba el 40%). Por el escaso interés que despierta el debate en estos partidos, Marín ha abogado por una solución desde el seno de la Unión Europea, sin querer entrar demasiado en la cuestión, mientras que Rivera, respaldó el cumplimiento de los contratos a la vez que desde la tribuna del Congreso denunciaba que se hablara de los Derechos Humanos en Arabia Saudí pero no en Venezuela.

El Partido Popular ha iniciado la carrera electoral con una precampaña parecida en la que Pablo Casado está tomando mucho peso con un discurso basado en los Presupuestos Generales del Estado y la relación del Gobierno central con Podemos y los partidos nacionalistas. El candidato a la presidencia de la Junta, Juanma Moreno Bonilla, sí se ha pronunciado, aunque en una línea bastante similar, atacando a los socialistas por poner en riesgo 6000 puestos de trabajo. Con su mensaje, mucho más institucional, ha insistido en mantener la imagen y el crédito internacional en las relaciones comerciales mediante el cumplimiento de los contratos ya firmados.

Oficialmente, la campaña comienza el 16 de noviembre, sin embargo, Susana Díaz ha conseguido lo que pretendía adelantando las elecciones, que Andalucía tuviera un debate propio que no se viera influenciado por otras cuestiones. De momento, los dos bloques tienen estrategias muy diferenciadas. Mientras el bloque de izquierdas apenas deja participar a los miembros nacionales de su partido e intenta llevar la campaña a un debate mucho más regional, aunque eso no tenga por qué significarles votos, el bloque de derechas, busca que en la agenda mediática tomen protagonismo temas de índole nacional donde la polarización les puede otorgar beneficios electorales.

 

Emilio Cabrera Galindo

Emilio Cabrera Galindo

Educación

Periodista por la Universidad de Sevilla.
Estudiante de Máster en Estudios Avanzados en Comunicación Política por la Universidad Complutense.

Aficiones

Soy jugador de hockey hierba retirado precozmente. Me gusta el deporte en general y el Carnaval de Cádiz en particular. Del Atleti.

Redes Sociales

Please follow and like us:
Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *